lunes, 7 de agosto de 2017

Laguna 69. Parque Nacional de Huascarán (Ancash, Perú)


Cuando se delimitó el territorio del Parque Nacional del Huascarán, hicieron un inventario de lagunas y siendo tantas las nombraron por orden numérico.  Más tarde, los habitantes de la zona fueron retomando los nombres originales excepto en los casos de las Lagunas más escondidas como es el caso de la 69: nuestro objetivo de hoy para continuar con la aclimatación a la altitud andina.


Nos pasan a recoger a las 5:30 de la mañana en un autobús que se irá llenando poco a poco de gente de diferentes nacionalidades, la mayoría parejas o gente sola.  El guía nos cuenta un poco el plan del día y salimos de Huaraz.  Hasta aquí lo que recuerdo antes de dormirme, lo siguiente ya fue una parada en un restaurante de la localidad de Yungay para desayunar y otra vez en marcha por otra carretera que se adentra en la Cordillera Blanca y nos lleva a una segunda parada en la Laguna Chinancocha (una de las lagunas llamadas Llanganuco), unas fotos y a seguir.


El autobús nos deja en una curva de 180º y a nuestra izquierda parte la senda que desciende unos pocos metros hasta aposentarse en un llano que recorremos dejando el Río a nuestra izquierda.  Vamos ganando desnivel muy poco a poco pues la altitud se hace sentir ya que hemos partido a 3.900m.  A nuestra espalda va quedando el Huascarán, pico más alto de Perú con 6.768m de altitud.

El río queda a nuestra izquierda.  Al fondo el Chacraraju (6.108m)

Huascarán a nuestra espalda

Llevamos unos dos kilómetros caminados cuando la pendiente comienza a acentuarse para hacer un par de lazadas que nos acercan a una pequeña cascada que queda a nuestra derecha  y luego un flanqueo dejándola a nuestra espalda.  Otra cascada se hace visible por nuestra izquierda mientras describimos el flanqueo que se dirige a lo que nos parece un collado.

Cascada a la derecha

Cascada a la izquierda

La pendiente se pronuncia y tras unas cuantas pequeñas lazadas, llegamos a un falso collado que alberga una pequeña laguna que dejamos a nuestra derecha y continuamos camino que nos lleva a un enorme llano parecido a un lago colmatado.  Llaneamos durante un kilómetro.

Subida al falso collado



Estoy reventada y mareada.  No me entra aire en los pulmones y tengo que parar a coger aliento cada dos por tres.  Pero no estoy sola, es el sentimiento general… incluso Bonito del Norte nota (muy suavemente, eso sí, que es vasco) los efectos devastadores de la altitud y solo queda lo peor.  Nos enfrentamos a un último y empinadísimo repecho que se convierte en una especie de desfile de penitentes zigzagueando por el monte sacro… afortunadamente, ninguno sucumbimos al mal de altura y llegamos más o menos enteros a la orilla de esta preciosidad de Laguna de aguas turquesas a los mismísimos pies del Chacraraju.


A sus pies, Sr. Chacraraju

No me encuentro nada bien pero me da para comer y sobre todo beber antes de que el guía nos reagrupe para iniciar la bajada que realizaremos por el mismo itinerario de subida.  El dolor de cabeza se me adueña y por mucho líquido que bebo no se me pasa.  Sin embargo, el lugar me tiene tan flipada que aún me da para hacer alguna foto más.

Empezamos el descenso, el Huascarán al fondo ya se ha cubierto

Una Vizcacha, versión andina de la Marmota (perfectamente mimetizada, premio al que la encuentre)

Excursión técnicamente fácil pero dura por la altitud cuando se está todavía aclimatando.  Hay que hacerse a la idea de que como primera ruta en altura, nos va a hacer sufrir.

Moraleja del día: Cuando te parezca que has bebido suficiente, bebe más.



AQUÍ el track

Fecha real: 06/07/2017

Desnivel: 760m

Distancia: 13km

Tiempo invertido: 6h

miércoles, 2 de agosto de 2017

Laguna Wilcacocha (Ancash, Perú)


La laguna Wilcacocha es una de las pocas localizadas en la Cordillera Negra al Sur-Oeste de Huaraz, capital del Distrito de Ancash (Perú).  Hoy la visitaremos como inicio a la aclimatación a las alturas.


Desde Huaraz, tenemos que dirigirnos al Puente de Santa Cruz donde arribaremos mediante una “combi” (microbús) que hemos cogido al lado del mercado de Huaraz tras obedecer al reclamo del copiloto que ya de paso nos cobra un sol de más por nuestra jeta de guiris (así, para entrar de pleno en el rollo sudamericano).  Vale la pena informarse el día de antes en la Oficina de Turismo situada en un callejón cerca de la Plaza de Armas (preguntar a un poli y enseguida llegaréis).

La excursión no tiene mayor dificultad que el cansancio y el contacto con la altitud (ya hemos pasado la noche a más de tres mil metros).  Se trata de cruzar el puente y seguir la pista por nuestra derecha durante unos tres kilómetros, atravesando la localidad de Santa Cruz con sus casas de adobe típicas.   A la izquierda veremos una empinada y soleada senda con unas señales de color azul que creemos son propaganda y no señalización en sí.

Todo el itinerario transcurre por un terreno muy seco pero en cuanto se alcanza un poco de altitud se abren las vistas hacia la Cordillera Blanca que nos queda a la espalda, justo al Este.  Tras menos de un par de horas de caminar, atravesamos una especie de portal con el único tramo empedrado y adecentado de toda la subida tras el que se presenta ante nosotros un paisaje tal como uno se imagina los Andes con su laguna, sus señoras de gorro y falda y sus seis miles.  Nos quedamos disfrutando el paraje, descansando y de paso aclimatando algo más de una hora.  Para bajar, recorremos toda la orilla y desandamos nuestros pasos hasta el puente donde ya hay una “combi” que nos espera.

Casas de Adobe
Cordillera Blanca

Foto robada

Llegando

Ambiente andino

Agradable y sencilla excursión para todas las edades ideal como primera toma de contacto andina.

Moraleja de hoy: no correr a más de 3.000m de altitud por mucha combi que me espere.




AQUÍ el track

Fecha real: 04/07/2017

Desnivel: 630m

Distancia: 9km

Tiempo invertido total: 4h30min

jueves, 29 de junio de 2017

Pico Tebarray (2.886m)


Como una de las pirámides del circo de Piedrafita, la elegancia del Pico Tebarray es indiscutible y su facilidad de ascensión demostrable como vais a ver en breve.  Teniendo alrededor tantos tresmiles y tanta pirámide “marchosa”, este pico se reserva para quienes buscamos más belleza que dificultad y para los que además ya hemos culminado otros “trofeos” circundantes.  Hoy es el día en que Bonito del Norte y Servidora de Ustedes, mano a mano, vamos a atacar su cumbre oiga, que no se diga que no hemos estado.



Hemos dormido en el Balneario de Panticosa desde donde empezamos a caminar por detrás del Refugio de la Casa de Piedra adentrándonos en la senda señalizada hacia Bachimaña, Respomuso, etc por GR11.  La cosa, como siempre por estos lares, arranca muy empinada trazando zetas hasta el Mirador de la Reina desde el que contemplamos ya las aberrantes nuevas instalaciones del Balneario y sus hoteles a nuestros pies.


Continuamos ascendiendo sin perdón por el incómodo terreno típico de Panticosa: caos de granito que nos hace sudar de lo lindo a penas habiendo empezado.  Cuando llevamos unos dos kilómetros caminados y sobre la cota 2.000, la pendiente se suaviza muy ligeramente y nos acercamos al cauce del Barranco Caldarés.  En esta zona, la senda busca los mejores pasos por la roca, en las zonas más expuestas hay unas delgadas sirgas que nos ayudan y dan seguridad pues una caída al barranco podría ser fatal y más hoy con el gran caudal que baja.  El paisaje se abre hacia un rellano y queda a nuestra vista la Cascada del Fraile a cuya izquierda queda la archi-famosa cuesta homónima, menos mal que aún da la sombra.


El sol nos da de lleno cuando llegamos al Ibón Bajo de Bachimaña y vemos el Refugio a nuestra derecha.  Paramos un momento a encremarnos y pertrecharnos con gorras y gafas que a partir de aquí la solana va a ser continua.   Ahora medio-llaneamos mientras los Ibones de Bachimaña van quedando a nuestra derecha, primero el bajo con su refugio y luego el alto con su presa y su inmensidad, ¡que grande es, tú!.



En un pequeño rellano, dejando ya algo atrás el Ibón Alto de Bachimaña, tenemos que cruzar el cauce que baja de los Ibones Azules hoy algo complicado por el deshielo, pero no llegamos a mojar del todo las botas.  Paramos a almorzar bajo el cruce que nos indica el camino hacia Respomuso por la GR11.

Sólo tenemos que seguir las marcas rojiblancas para, en mucho menos de lo que nos parecía y tras superar otro caos granítico dejando atrás la Cascada de los Azules, llegamos a los Ibones Azules que aún portan algo de hielo y los vamos dejando a la izquierda para adentrarnos en el valle que se nos presenta, tal como esperábamos, todavía cubierto de nieve y menos mal, porque ésta facilita mucho la progresión.  Nos ponemos los crampones aunque la pendiente y la calidad de la nieve no entrañan riesgo alguno, y continuamos en busca del Cuello del Infierno.

Cascada de los Azules y Picos del Infierno

Ibón Azul superior y Pico de las Marmoleras


Llegados al Cuello del Infierno, por fin apreciamos la perfecta pirámide objeto de nuestros deseos de hoy.  Nos quitamos los crampones ya que aquí se acaba la nieve y Giramos a nuestra derecha siguiendo la GR11 en un flanqueo a media ladera con el Ibón a nuestra izquierda por una pedrera que nos deposita a los pies de una pequeña, empinada y descompuesta canal por la que nos auparemos echando alguna mano a roca pero sin más dificultad.  Alcanzamos el Collado de Piedrafita y abandonamos la GR11 girando a nuestra izquierda y encaramándonos a un trocito de cresta tras el cual la senda serpentea cómodamente la ladera Sur del Pico Tebarray que conquistamos cansados pero contentos.  Estamos solos así que aprovechamos para pasar un buen rato disfrutando de la cima y sus vistas.

Flanqueo hacia la cima

Infiernos al alcance de la mano

Balaitous y Respomuso a sus pies

El "amo" Vignemale
Aunque se está estupendamente, en algún momento habrá que bajar así que arrancamos desandando nuestros pasos.  Solventamos todo el descenso por el mismo itinerario de subida excepto el tramo que va del Ibón Azul inferior al Bachimaña superior para poder ver más de cerca la Cascada de los Azules.  Por lo demás “sin más” llegamos de nuevo al Balneario agotados no sólo por la longitud de esta ascensión sino también por el tremendo calor reinante.

Último vistazo a los Infiernos

Mitad de camino de bajada, sólo queda lo peor

Preciosa y relativamente fácil excursión recomendable para iniciarse en la dureza del terreno de la Alta Montaña.  Importante desnivel y larga distancia a cubrir.



AQUÍ el track

Fecha real: 18/06/2017

Desnivel acumulado: 1.400m

Distancia recorrida: 19km

Tiempo invertido: 10h




miércoles, 21 de junio de 2017

La Sarra - Ibón de Arriel bajo – Refugio y Embalse de Respomuso – La Sarra


Como me lo pasé de maravilla el otro día en los Ibones de Ordicuso y me apetece una excursión de las de tomar el sol y “fotosintetizarme”, le propongo a Bonito del Norte una ruta que hice hace años y me parece ideal a tal fin:  los Ibones de Arriel y de allí pasar a echar una caña al Refugio de Respomuso.


Arrancamos a caminar en el Embalse de la Sarra por la GR11 que sube suavemente atravesando el bosque con el Río Aguas limpias rugiendo a nuestra derecha.  Cuando llevamos unos 5km. caminados nos desviamos a nuestra izquierda siguiendo una indicación atornillada a una pared rocosa que indica claramente hacia los Ibones de Arriel. 

 

Comenzamos una empinadísima y accidentada subida por zona boscosa y rocosa a la vez, al terminarse el bosque, entramos en un canchal infame por el que descendemos para cruzar el Barranco de Arriel e inmediatamente comenzar la penosa marcha por una pedrera que no he querido ni fotografiar ¡con el sol que hace, quién nos mandará a meternos en estas!. 
 
Vemos que tenemos más talento que el grupo que baja por aquí compuesto por unas quince personas de las que al menos la mitad son niños a partir de unos 5 años.  No soy de criticar ni dar lecciones pero en mi humilde opinión, me parece una barbaridad meter críos por estos terrenos que hasta para mí resultan más que incómodos.  En fin.
 
Para “suavizar” la pendiente, la senda realiza una gran curva hacia la derecha tras la que se acerca nuevamente al Barrano de Arriel quedando éste otra vez a nuestra derecha.  Ya solo queda remontar por una zona un pelín expuesta con caída al barranco pero fácil de transitar.  De aquí a un primer pequeño Ibón sólo queda un momento y de aquí, cruzando el cauce un par de veces, nos aupamos al Ibón de Arriel inferior donde un nevero nos complica el paso hacia los Ibones más altos así que decidimos avituallarnos aquí antes darnos la vuelta sólo por unos 200 metros tras los cuales veremos a nuestra izquierda un muro de piedra que sustenta la senda por la que debemos continuar hacia el Refugio de Respomuso.

 

Tras una pequeña subida, alcanzamos un pequeño Ibón rodeado de restos de construcciones.  Continuamos por nuestra izquierda para iniciar un flanqueo por una sencilla faja que pronto se sitúa paralela a la GR11 que se dirige al Embalse de Respomuso.  Bajamos hacia la orilla del embalse que queda a nuestra derecha mientras recorremos los últimos metros hasta el Refugio donde hacemos una larga parada para comer y echar una caña, que nos la hemos ganado.


Flanqueo hacia Respomuso, se aprecia la presa al fondo

Típicas vistas desde el Refugio
 
Comidos y servidos, iniciamos el regreso a La Sarra por la cómoda GR11 que sin ninguna dificultad nos acerca al cauce del Río Aguas limpias que va quedando abajo a nuestra izquierda hasta topar con el desvío que hemos tomado esta mañana.  Ya sólo queda desandar nuestros pasos bajo el bosque protector del calor abrasador de estos días.
 
Nos despedimos de Respomuso
 


AQUÍ el track

Fecha real: 11/06/2017

Desnivel: 1000m

Distancia: 20km

Tiempo: 7h40m

viernes, 16 de junio de 2017

Ibones de Ordicuso


Esta primavera rara y calurosa se me ha cargado defensas y fuerzas, así que me propongo descansar pero sin dejar de tener un mínimo de actividad.  Aprovecho el libro que tan acertadamente ha escrito David Naval: “Valle de Tena. 20 Excursiones para todas la edades” editado por Ed. Alpina, donde encuentro esta coqueta excursión que no había hecho nunca.  Me acompaña Mónica, que también está hoy de Rodríguez.

Ibón con vistas

La cosa es facilísima.  Se arranca en el Balneario de Panticosa al Oeste del Ibón de los Baños, por la senda que nos llevaría al Garmonegro, Argualas, etc.  Al llegar a la Mallata Baja hay que estar pendientes a una bifurcación a nuestra izquierda donde hay una gran piedra con el nombre “Ordicuso” pintado en color verde, hay que fijarse bien para verlo.  Giramos pues para acercarnos al Barranco de Argualas  que cruzamos más arriba.

En esa piedra, a la izquierda, no hay pérdida

Otro poco más arriba, cruzamos otro barranco sin nombre tras el que vamos abandonando el canchal y nos enfrentamos a una ladera que superamos con la ayuda de una estrecha pero decidida senda.  Llevamos apenas tres kilómetros caminados cuando llegamos a un alto desde el que contemplamos ya los ibones a nuestros pies.





Sin más, bajamos a la orilla.  Nos aposentamos y allí nos quedamos por casi una hora remojando las garrillas y jamándonos todo lo comestible que portamos en los morrales tras lo cual, continuamos rodeando el agua para ir en busca del mismo itinerario por donde hemos subido y regresar contemplando encantadas el paisaje pirenaico que nos rodea.



Más que recomendable excursión para toda la familia para pasar un día magnífico en un entorno sin igual.



AQUÍ el track

Fecha real: 28/05/2017

Desnivel: 623 m

Distancia: unos 6 km

Tiempo invertido: unas 4 horas