viernes, 24 de marzo de 2017

Pic Bataillance (2.602m)


Estamos a principio de marzo pero la méteo se comporta como mitad de mayo.  Los expertos predicen que para hoy va a hacer calor allá donde vayamos lo que significa que la nieve transformará temprano, así que Cuñado propone irnos a la boca norte del túnel de Bielsa buscando caras norte poco soleadas que mantengan la nieve dura al menos unas horas.

Pic de Garlitz desde las inmediaciones de Bataillance

Tras el correspondiente madrugón, aparcamos en la boca norte del túnel de Bielsa y nos pertrechamos con polainas y crampones pues de momento nos da la sombra y la nieve tiene la dureza perfecta.  Caminamos a media ladera siguiendo la huella muy evidente dejando el túnel a nuestra derecha y el barranco Nére a nuestra izquierda, como referencia, tenemos el Pic de Marioules justo enfrente.




El Barranco Nére va quedando a nuestra espalda y se abre el vallecito que terminaría en el Puerto de Bielsa, ascendemos en esa dirección a ratos a media ladera y a ratos superando alguna pequeña pala sencilla hasta que nos plantamos a los pies del Marioules.  Realizando un amplio giro sobre nuestra izquierda, iniciamos un agradable flanqueo por las faldas del Falso Bataillance y, tras una curva a media ladera hacia nuestra derecha, se abre la amplia pala final.

El Marioules y el Puerto de Bielsa





Aprovechamos la zigzagueante huella de los esquiadores para superar la pala que nos aúpa a la cresta por la que seguiremos a nuestra izquierda para llegar a una antecima que nos abre las vistas de la amplia cima del Bataillance que culminamos fácilmente.  Hacemos las correspondientes fotos y desandamos nuestros pasos por la cresta pero en lugar de bajar por la pala, continuamos por la cresta unos metros para comprobar el terreno.






Caminamos por el filo de la cresta en dirección oeste con la idea de coronar alguna cota más, pero llegamos a un punto en que se me antoja complicado y como ya tenemos el objetivo cumplido, nos damos la vuelta y en cuanto lo vemos claro, nos lanzamos a nuestra izquierda para iniciar el corto descenso. 


Poco que reseñar sobre la bajada pues solo tenemos que seguir nuestros propios pasos y en un santiamén, estamos en el coche contemplando el Marioules que brilla al sol.




Aquí el track

Fecha real: 11/03/2017

Desnivel: 850m

Distancia: 8km

Tiempo invertido: 5h30m

sábado, 4 de marzo de 2017

Pico Portalet o Estremere (2.165m)




Oye, una sale un viernes a tomar una caña y vuelve a casa con el plan del finde perfilado. El domingo hemos quedado con el cuñado y ¡por fin! mi hermana para salir al monte a testar la nieve que tiene que estar en su punto. Nos dirijimos al puerto de Portalet y aparcamos en la explanada que se encuentra inmediatamente a la derecha de la frontera.

Nos cargamos las espaldas con todos los elementos de tortura montañera que tenemos a disposición, léase: piolet, crampones, polainas y raquetas. Todo en la mochila y nada en nuestras manos o pies pues la nieve se encuentra en un estado inmejorable. Empezamos a caminar dirección sur, paralelos a la carretera y en contra-dirección a nuestro viaje de llegada. Vamos ganando altura muy suavemente.



Llevamos un kilómetro caminando y vemos una exquisita pala a nuestra izquierda (este), sin pensarlo, arrancamos cara arriba no sin antes calzarnos los crampones que la cosa no está peligrosa pero iremos más cómodos. Alcanzamos un semi-collado y tomamos dirección norte por el cordal para poco a poco ir ganando altura por la ancha cresta hasta una primera cota y pasamos por un collado previo a otra pequeña cota poco más alta que la anterior. Desde aquí ya vemos la cima, así que descendemos por el filo nevado aprovechando la huella excelentemente abierta para enseguida volver a ascender con mucho cuidado por una zona rocosa hasta el mojón cimero. Unas fotos y emprendemos el regreso.




Para darle emoción a la cosa, desde la cota 2.150 nos lanzamos a nuestra izquierda por la inclinada pala que hoy no representa dificultad pues la nieve está perfecta y los crampones se hunden en su justa medida permitiéndonos fluir en nuestro camino hacia el Puerto Viejo de Sallent (o Col de Peyrelue) al que llegamos tras una larga parada de avituallamiento, que aún no habíamos almorzado. Desde aquí iremos dejando a nuestra espalda el Puerto mientras flanqueamos las faldas del pico que acabamos de descender para colocarnos dirección norte con el Midi d’Ossau presidiendo la estampa de regreso hasta el parking.



Muy sencillo pico, ideal para iniciarse en técnicas invernales o para mantener la forma cuando no se tenga mucho tiempo.


AQUÍ el track

Fecha real: 19/02/2017

Desnivel: 437m

Distancia: 6km

Tiempo invertido: 4h


lunes, 20 de febrero de 2017

La gran vuelta al Salto de Roldán


Hace unas semanas leí en el Blog “Zancadas Ligeras” la crónica de esta ruta que me llamó mucho la atención por la distancia que recorre y especialmente el paraje que circunda pues no en vano el Salto Roldán es uno de los lugares más visitados de la Hoya de esta mi “Güeskonsin” querida.  Prometí que la emularía y hoy es el día, así que hemos quedado Bonito del Norte, JM y aquí la Humilde Escritora en el Eroski para acercarnos a San Julián de Banzo, localidad a la que no tenemos que arribar pues poco antes, en una curva muy cerrada nos desviamos a la derecha por la transitada pista que nos lleva al parking desde el que sale la archi-famosa excursión de San Martin de la Val de Onsera.



Arrancamos por la senda que de momento es común para todas las excursiones de esta zona y tras cruzar el Barranco de San Martin, aproximadamente a un kilómetro desde el inicio, nos encontramos con el desvío que nos manda por la izquierda a la Peña Amán.  Vamos ascendiendo suavemente rodeados de coscojas y monte bajo que deleitan los olfatos, no hace frío pero el día está nublado lo que lamentablemente desmerece la fotos pero no las vistas de este monumento natural que viene haciendo mis delicias desde bien pequeña.


Las Peñas de Amán (Dcha) y San Miguel (Izda) pareden la misma desde aquí

La senda continúa decidida dirección oeste flanqueando la ladera.  Cruzamos el Barranco de la Cobeta y continuamos camino centrando nuestra atención en el Collado Frontón al que llegamos para inmediatamente girar a la izquierda e iniciar la aproximación a la cima de la Peña de Amán defendida por pequeñas paredes de conglomerado que nos hacen utilizar las manos en algún paso hasta que llegamos a unas clavijas donde aquí servidora, será por el día o serán las hormonas, se acojona y no continúa.  JM y Bonito hacen cima y enseguida emprendemos la bajada de regreso al collado que nos queda mucho día por delante, una paradita de avituallamiento y continuamos.


Desde el collado, la Peña de Amán se yergue a nuestra izquierda



Ahora el objetivo es la Peña San Miguel y para llegar a ella sin un caballo volador hay que bajar hasta el Río Flumen, cosa que hacemos siguiendo la senda en muy franco descenso sin dificultad ni pérdida posible.  Y aquí está el paso difícil de la excursión: hay que cruzar el río que hoy baja caudaloso y el tronco que hay dispuesto a este fin sirve de poco.  Así que nos descalzamos y cruzamos plácidamente aprovechando para hacer una buena cura de circulación en las piernas.

Una vez calzados y apañados, nos enfrentamos a una dura cuesta de 300m de desnivel sin descanso hasta el parking de la Peña de San Miguel, con muy pocos visitantes hoy.  Dudamos,  pero nos cuesta un par de segundos decidirnos a subir a la peña a pesar de conocerla como la palma de nuestras manos, para lo cual, seguimos la senda que nos sorprende al estar modificada y/o reconstruida con escalones y sirgas pasamanos que nos acercan a las escaleras y grapas que nos ayudan a superar las paredes anaranjadas que de puro conocernos casi nos saludan.

La cara que nunca veo de la Peña San Miguel

Ruinas en la cima de la Peña de San Miguel

La Hoya de Huesca y el Pantano de Montearagón

Tras curiosear un rato y hacer las fotos de rigor, destrepamos las clavijas y desandamos nuestros pasos.  Una vez en el parking, continuamos carretera abajo dirección oeste y a unos 400m. tomamos la senda que baja a nuestra izquierda.  Bajamos “a cuchillo” por un trazado más usado por ciclistas que por senderistas y disfrutamos contemplando las paredes sur de la Peña San Miguel.

Conforme avanzamos, se abre a nuestra izquierda la visión de las dos peñas completando el paisaje del Salto Roldán.  Es la primera vez que estoy en este lado y me hace muchísima ilusión encontrarme en este sitio en el que incluso percibo una energía especial a lo que JM me responde con una leyenda según la cual los habitantes de algún pueblo vecino consideraban que el espacio entre las peñas era la puerta del purgatorio… ¡vaya usted a saber!  La cuestión es que hacemos una merecida parada para comer que aún nos queda la mitad del recorrido.



Aproximadamente a un kilómetro y medio desde la carretera, en la loma surcada a nuestra izquierda por el Río Flumen y a la derecha por el Barranco de la Soga, tomaremos el desvío que nos encontramos a la derecha para continuar bajando a cruzar éste último e iniciar un flanqueo por la senda rodeada de coscojas que poco a poco irán despareciendo para dar paso a zona de campos.



Atravesamos un campo cultivado siguiendo el surco que han dejado las bicicletas para dejar a nuestra derecha una Casa e incorporarnos a una pista que cruza el Barranco del Mont y continúa en franca dirección Sur alejándonos del paraje del Salto Roldán y concediéndonos una perspectiva a la que estamos más habituados.

Estamos cansados y nos damos cuenta de que aún nos queda una gran distancia que cubrir.  Buscamos atajar una curva campo a través por un secarral.  Nos reincorporamos a la pista por poco tiempo y volvemos a atajar a nuestra derecha descendiendo hasta reenganchar la pista hacia nuestra izquierda.  Dejamos una granja a nuestra derecha y descendemos, siempre por la pista, hasta el Río Flumen y la cabecera del Pantano de Montearagón donde cruzamos por un puente de hormigón y continuamos a la derecha (Norte) por la pista pero por poco rato pues enseguida giramos a la derecha y nos adentramos en el Barranco de San Martín que cruzamos y dejamos a nuestra izquierda para iniciar un penoso remonte por zona terrosa y seca hasta alcanzar otra pista que, atravesando campos de frutales, nos lleva a las cercanías de San Julián de Banzo.

Nos encontramos con una granja a nuestra izquierda y, entre las construcciones, un cruce de caminos en el que hay que elegir la primera pista totalmente a nuestra izquierda cambiando nuestra dirección claramente al Norte.  Ya sólo nos queda seguir la pista hasta el parking donde esta mañana hemos dejado la furgoneta donde llegamos justo a tiempo de que termine de atardecer.

Caminamos por pista rodeados de secarral

Último vistazo al Salto de Roldán antes de que termine de oscurecer

Excursión muy bonita en su primera mitad nada recomendable para personas con vértigo (éstas pueden hacer como yo y obviar una o ambas cimas).  Segunda mitad decepcionante y larga que desmerece la belleza del paraje que rodea.



AQUÍ el track

Fecha real: 22/01/2017

Desnivel: 1.120m

Distancia: 20km


Tiempo invertido: 8h

lunes, 30 de enero de 2017

Peña Agüerri (2.283m). Finiquitando las fiestas.


Bueno, se acabó lo que se daba.  Ya pasaron las navidades y como Reyes ha caído en viernes, hemos disfrutado (y mucho) otro puente, así que para sudar otra vez los excesos, nos vamos Bonito y yo, mano a mano, a subir al Peña Agüerri, que no es lo mismo que el Punta Agüerri, si eso.


Estamos solos en el parking del Refugio de Gabardito que está cerrado y hace un viento frío de mil demonios, lo cual nos hace dudar de nuestro éxito hoy, pero aun así, arrancamos a caminar por la GR11 que nos llevaría al Collado del Foratón.  Poco antes del Salto de la Vieja, encontramos un desvío que tomaremos a nuestra izquierda haciendo caso a un cartel que indica “Agüerri, Secús, Tacheras” para bajar y cruzar el Barranco de Agüerri tras lo cual seguimos los hitos que en una pradera se desdoblan.  Nosotros elegimos el itinerario que continúa por nuestra izquierda y sortea el bosque de boj remontando la ladera con el barranco de Agüerri a nuestra izquierda.  Siguiendo los hitos, tras unos 3km caminados (y sufridos… vaya repecho!), llegamos a un refugio de pastores donde hacemos una parada de avituallamiento que hay que reponer fuerzas.




Retomamos marcha siguiendo los hitos que salen por detrás del refugio, con el barranco a nuestra izquierda.  Al poco, perdemos los hitos y damos algún palo de ciego pues hay muchas trazas de ganado, hasta que decidimos sacar el mapa y localizamos el itinerario correcto: el barranco se divide en dos torrentes, hay que ir a buscar el de la izquierda y encontraremos los hitos que nos llevan a cruzarlo y remontar por la hierba hasta que no queda más remedio que entrar en el cauce seco desde donde divisaremos un hito arriba del todo a la izquierda.  Aquí  los hitos desaparecen definitivamente pero con las dos cimas visibles (Punta Agüerri a la derecha, Peña Agüerri a la izquierda) nos arrancamos a remontar la empinadísima ladera de nuestra izquierda buscando hacer alguna zeta sin senda ni itinerario definido pero con la vista puesta en el Collado que forman las dos cumbres.



Remontando la ladera el Punta Agüerri se queda a la derecha

Poco a poco e interpretando el terreno, nos vamos escorando a nuestra derecha para acercarnos al collado al que no llegamos pues nos encontramos con la senda muy clara que ya nos va a dirigir a nuestra cima realizando primero un flanqueo en dirección Oeste y girando a la derecha para auparnos a un collado desde el que localizamos el hito cimero que alcanzamos en un suspiro.  Unas fotos y comenzamos el descenso que aquí no se puede estar por el viento helado.



El Castillo de Acher desde la cima



Para bajar desandamos nuestros pasos haciendo una parada para comer en un trasaire al sol.  Esta vez, no nos acercamos tanto al Collado de Agüerri, sino que bajamos directos desde el flanqueo a coger la misma ladera de subida que nos deja en el barranco.  Lo demás es “coser y cantar” hasta la furgoneta más contentos que chupillas de haber culminado nuestra primera triunfada del 2017.

Comemos "colgados" al sol

Solos todo el día
Recomendable excursión apta para públicos acostumbrados al monte, hay que estar preparado para cubrir un buen desnivel en su gran parte sin itinerario marcado.



AQUÍ el track

Fecha real: 08/01/2017

Desnivel: 1.000m

Distancia: 10km

Tiempo invertido: 6h

jueves, 19 de enero de 2017

Pico Somola Baja (2.574m). Sudando los primeros excesos navideños.


Como el día de navidad cayó en domingo, tenemos fiesta el lunes día 26 ¡hurra! Día magnífico para ir al monte e ir sudando los excesos.  Quedamos Cuñao, JM y servidora para irnos al Somola Bajo al que nos aproximamos desde Villanúa accediendo a la “Pista de Collarada” con permiso del Ayuntamiento a 5€ mediante.  Aparcamos en el Refugio del Cubilar de la Espata.



Salimos por la senda que hay justo detrás del refugio que se adentra claramente en el Barranco Bozuelo.  Pensábamos que no pisaríamos nieve, pero al poco de empezar a andar hasta nos tenemos que calzar los crampones pues el sol todavía no ha hecho su efecto por aquí.  Sin mayor dificultad, llegando al fondo del barranco, giramos a nuestra izquierda dejando a la derecha el Collado Marañán para situarnos ya en el hombro Sur donde nos quitamos los pinchos aprovechando para hacer un descanso y almorzar algo.


Un Sarrio mirón desde el Collado Marañán

Afrontamos el grueso de la ascensión directos al pico por el hombro en busca de la mejor debilidad para superar el contrafuerte que le defiende.  Lo resolvemos escorándonos un poco a nuestra derecha para flanquear la pedrera sin dejar de ascender mientras nos vamos acercando a un paso que requiere algo de trepada sencilla pero con salida a zona descompuesta por lo que intentamos progresar bien cerca los unos de los otros para evitar las piedras que nosotros mismos tiramos.



Salvado este ligero bache, nos encontramos de repente en un pequeño y curioso llano nevado que atravesamos cómodamente en dirección a la cima que por fin se deja ver y que alcanzamos encantados del pedazo de día que nos está haciendo.  Nos entretenemos un rato haciendo fotos, un trago y empezamos a bajar.



Otro mirón, esta vez un Quebrantahuesos, nos vigila desde el cielo

Desandamos por el “altiplano” y esta vez salvamos el contrafuerte por nuestra derecha siguiendo los hitos que no hemos visto al subir.  Con el día más avanzado, la poca nieve que hay está en buen estado así que nos lanzamos raudos por cada pala disponible e incluso esta Servidora se atreve con una práctica de auto-detención, que nunca se sabe cuándo se va a necesitar esta maniobra.  Y así, sin más dificultad y más contentos que chupillas, regresamos al refugio y al coche para bajarnos a Villanúa a por la merecida caña del triunfo.




Una muy agradable y sencilla ascensión dadas las condiciones.  Con más nieve y según su estado, se podría complicar por el paso del contrafuerte.



AQUÍ el track

Fecha real: 26/12/2016

Desnivel: 990m.

Distancia: 7km.

Tiempo invertido: 5h.